Desde siglos atrás las mujeres ya realizaban ciertas rutinas de belleza  durante el día, rutinas que en algunos casos poco costaban, porque eran realizadas desde el hogar u otras que por el contrario si tenían un alto valor económico.

En la época de Cleopatra se dice que la misma usaba cierto tratamientos de belleza para verse siempre radiante y bella. Dentro de estos tratamientos estaba el de colocarse mascarillas faciales, en base a oro y otros minerales, durante la noche.

Tras la evolución de la humanidad, estos tratamientos faciales no han perdido importancia, pues hoy en día existe en el mercado grandes competencias entre marcas, por la cuantiosa demanda, aún más si cuando los agentes externos ambientales, han variado, es decir como clima, rayos UV, etc.

DE QUÉ TRATA ESTA MASCARILLA

La mascarilla de oro, fundamentalmente es una mascarilla utilizada para el rostro, realizada a base de productos naturales como la miel, leche de cabra, magnesio, zinc y especialmente el metal oro. Esta mascara entre otros beneficios que le aporta al rostro son:

  1. Es antioxidante y energizante
  2. Rejuvenece, es decir, ayuda a la prevención de las arrugas
  3. Desinflama
  4. Tonifica la piel, dejándola más tersa después de su uso
  5. Suaviza y da uniformidad a la piel del rostro
  6. Entre otros

Si bien es una mascarilla muy popularizada y utilizada por las celebridades, debido al alto costo que pueda ser aplicársela. Eso no obsta a que otras personas quizás con algo menos de recursos, puedan realizarla en su hogar y aplicársela las veces que lo desee.

Visita: Conoce los secretos del tónico facial

MASCARILLA DE ORO EN CASA

Como ya se mencionó, esta mascarilla puede realizarse en casa y con los mismos componentes naturales, solo que en este caso en particular se sustituye el mineral oro por capsulas de oro colágeno y se le agregan otro tipo de ingredientes que aportan los mismos beneficios.

ASPECTOS A CONSIDERAR EN LA APLICACIÓN DE LA MASCARA

Por otro lado, es importante decir que esta mascarilla debe ser colocada en un rostro que se encuentre previamente lavado, se debe esparcirse por todo el rostro y se debe dejar reposando unos minutos. Luego que este seca se debe retirar con cuidado y de ser necesario no aplicar maquillaje u otros productos durante ese día.

Otro aspecto es la frecuencia en la aplicación de la misma, ello dependerá del tipo de rostro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *