En la actualidad se ha vuelto común el uso de miles de productos para embellecer la piel, pero no es hasta el transcurrir de varios años que queda evidenciado el daño que pueden dejar en la piel, que al momento prestan de maravilla, pero solo el tiempo es la que deja ver sus pesares.

Muchas mujeres con la agilidad de las modas y con los grandes estándares de belleza manejados a nivel mundial, la preocupación por verse cada día más joven, fuerte y bella es la mayor exigencia, donde las fábricas de los productos cosméticos han sabido sacar el mayor provecho.

Sin embargo, aunque se conoce que la calidad en estas son las que la hacen llegar a la cima con demandas millonarias en productos en todo el mundo, estas mismas son las que adquiere los precios más elevados por el nivel que alcanzan de popularidad.

Pero lo que es seguro es que ningún producto que tenga elementos químicos superara lo que la constancia de lo que tratamientos naturales caseros puede hacerle a tu piel, por lo que te presentamos las mascarillas número 1 en efectividad.

Mascarilla #1

La mascarilla de miel es conocida por todos como la más básica para cuidado del cutis, donde se desea se puede combinar con canela en polvo, bastando así para una mezcla idónea para el cuidado de la piel. Esta se esparce por la cara con una paleta preferiblemente, y se deja reposar por unos 10 minutos, esto se puede hacer cada 2 días a la semana y no exponerse al sol mientras se usa.

Resultados: una piel suave, hidratada y lisa.

Mascarilla #2

La mascarilla de avena y limón es la tradicional para la lucha contra el acné y las cicatrices que existen en el rostro, pero no es tan sencilla su elaboración si quieres tener los resultados esperados. Es necesario que en un bold de vidrio viertas 4 cuchadas de avena en hojuelas más el zumo de 1 limón, donde se mezclara hasta conseguirle el punto consistente, que será aplicado alrededor de la cara con una paleta con cuidado de que se adhiera bien durante unos 15 minutos.

Resultados: una piel libre de la irritación y enrojecimiento producido por el acné, más el re secamiento de las espinillas más pronunciadas. Debes tener cuidado con la cantidad de limón y el tiempo dado que este podría resecar mucho tu piel y no es lo que se busca.

Mascarilla #3

La mascarilla para devolverle la suavidad a tu piel está en la puerta de tu nevera, con una clara de huevo más un poco de miel y unas gotitas de aceite de oliva harás una mezcla que aplicaras en tu cara de 5 a 10 minutos de manera circular, luego se retira con una toallita que puede estar impregnada de leche tibia o de agua de pepino natural, para una rehidratación profunda.

Resultados: la piel se sentirá como la de un bebe y lo mejor es que esta la puedes aplicar todas las noches antes de acostarte tomando la previsión de no utilizar mucho aceite y variar el huevo con aguacate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *